Introducción

Esta guía nos acerca a una forma posible y concreta de hacer relatos gráficos. En concreto explica cómo surgen, son y se desarrollan relatogramas, que son narraciones visuales que contienen dibujos y palabras y registran una situación donde hay gente haciendo, explicando o compartiendo cosas. Se hacen en directo, mientras las cosas pasan.

El concepto de relatograma surge de la suma de dos ideas: la del relato, storytelling o construcción de una historia y el diagrama como una forma no lineal de espacializar ideas.

Documentar con dibujos y palabras

Es muy posible que si alguien nos pide que documentemos una actividad, nuestra reacción más inmediata sea recurrir al móvil, hacer fotos o videos y probablemente después compartir parte en redes sociales. Algo que ahora hemos normalizado, no siempre fue tan accesible, masivo e inmediato.

Antes de que la fotografía o el video estuviesen tan a mano, incluso antes de que las cámaras existiesen, la necesidad de documentar y compartir cosas ya existía. ¿Cómo imagináis que se hacía? La respuesta pasaba por las manos, por la vista y por la escucha. Se documentaba dibujando y haciendo anotaciones. Lo hacían personas dedicadas a la botánica, la arquitectura, el diseño, la arqueología… También se ilustraban sucesos y noticias en los periódicos, y se dibujaba en los juicios, para reflejar lo que en ellos pasaba.

Con el tiempo, los medios técnicos y sus posibilidades han dejado al dibujo y al trazo algo apartados. Pareciera que dibujar es sólo cosa de niños, o de artistas y creativos. Sin embargo, cada vez más, en encuentros, en conferencias, en talleres y en todo tipo de actividades aparecen formas de documentación, síntesis o relatoría gráfica. Hay gente contando de lo que sucede mediante dibujos, trazos y palabras, ya sea en cuadernos o en formatos amplios tipo mural.

Relatograma

Más allá y en convivencia con la foto o el video, documentar con dibujos y palabras eventos y actividades está en pleno crecimiento. En un mundo ultra-conectado y en una época de hiperproducción de imágenes y contenidos audiovisuales, lo dibujado, lo hecho a mano, está de vuelta. La mezcla de texto e imagen y la escucha atenta de quienes en directo sintetizan situaciones con dibujos y palabras, parece que está aportando algo más.

Documentar con dibujos y palabras está de moda. Por ello y desde la necesidad de superar su novedad, es buen momento para preguntarse por qué, cuándo, dónde, cómo y para qué hacer un relato gráfico.

  • ¿Qué hay en ello que no esté en otros formatos de registro?
  • ¿Qué añade a la foto, que aporta respecto al video o al audio?
  • ¿Produce un aporte o es un soporte más?

Con esta guía trataremos de responder a estas preguntas desde una práctica concreta, ya que puede haber muchas formas, técnicas, tamaños y razones para decidir documentar cosas con dibujos y palabras, en directo y con las manos.

Qué aporta esta forma de documentar

Un relato gráfico es a la vez algo más y a la vez algo menos que una foto, o que un retrato, o que una crónica. Tiene un poco de todo eso, pero no es la suma perfecta de dichos ingredientes. No se trata de intentar representar todo tal y como es, sino elegir lo que se dibuja.

Tiene que ver con decidir lo que sobra y dibujar también lo que no sale en la foto, porque falta, porque ya no está o porque está fuera de plano, pero importa. Por ejemplo, se puede dibujar a alguien que no ha podido venir, pero que forma parte del proceso, o añadir información de una reunión anterior o que sucederá en un futuro próximo, o dibujar en detalle algo en concreto, despiezádolo o añadir algo que sucede en otro lugar del mundo al mismo tiempo, o en las redes sociales, si esto es importante para describir la situación.

Cuando se habla de dibujo, suelen surgir miedos relacionados con no saber dibujar. Claro que la soltura con el lápiz o el rotulador ayuda mucho, pero no es lo más importante. El miedo a que lo que dibujamos no se parezca a la realidad también nos persigue, pero esto no va de abrazar el Juhani Pallasmaa explica que mientras la visión enfocada nos enfrenta con el mundo, la visión periférica nos envuelve en la carne del mundo. Traído a lo que nos ocupa sería como decir que con la foto o el video enfocamos una escena, un momento que sucede frente a nosotros, mientras que el relato gráfico nos permite incluirnos en la escena, desenfocar la mirada, destacando detalles, dando voz a lo secundario, sabiendo que lo más interesante que podemos intentar hacer es no sólo registrar lo que se ve y se dice, si no también lo que no se ve y no se dice, pero pasa.

SUBIR