Consejos

  • La Historia es un proceso (no acaba nunca): cuando documentamos algo siempre podemos ampliarlo, detallarlo más, actualizarlo… creamos una foto fija como forma de digerir la información pero debemos ser conscientes de que nunca se puede dar por terminado.
  • No existe la biografía perfecta o completa: porque siempre pueden aportarse datos nuevos así que no es bueno eternizarnos en el taller preparando el artículo que queremos publicar; vayamos a lo básico y publiquemos para que tanto nosotras como otras personas puedan contribuir con su mejora.
  • Una Historia más completa: las mujeres hemos estado fuera de la narración de la Historia y ahora tenemos la oportunidad de cambiar esta inercia de invisibilización.
  • Aprender la técnica nos empodera: si aprendemos a editar en Wikipedia dejaremos de quejarnos por lo que no está o está mal y nos sentiremos legitimados para documentar la Historia de todos.
  • Cuatro manos escriben más que dos: al utilizar herramientas colaborativas vemos lo mucho que nos aporta y que nos facilita la vida crear con otras personas al mismo tiempo.
  • Reduzcamos la brecha de género pasándonoslo bien: es importante sentir que estamos cambiando la Historia pero es más importante que nos sintamos relajados y creemos un espacio en el que nos divirtamos mientras aportamos.
  • Perdamos el miedo a equivocarnos y hacer algo mal: todo error sirve para aprender, pero es que, además, en el mundo digital existe una combinación mágica de teclas que permite deshacer aquello que hemos hecho: CTRL+Z o CMD+Z, ¡ojalá existiera en el mundo real!